Sociedad

Aunque su carácter turístico es evidente, Puerto de la Cruz es sobre todo un pueblo de pescadores

Su historia ha configurado una población muy diversificada destacando por encima de todo, la colonia alemana y un poco menos la inglesa, que ha elegido esta ciudad como residencia. El viajero que se acerca a Puerto de la Cruz puede estar seguro de hallar dos cosas en común: la cordialidad y la simpatía de sus gentes. El contacto con otras culturas y otras gentes fue, siempre, aquí habitual, incluso en las épocas en que otros territorios y naciones se cerraban en sí mismas.

Sus gentes, costumbres y hasta su manera de vivir representan la identidad de un lugar y sin lugar dudas, generan un fuerte vínculo con las personas que cuando viajan, quieren conocer lugares diferentes, con ese encanto especial que de por sí tienes los pueblos.